90 años: de la bicicleta al Golf, pasando por los tanques


Celebraciones en Tiananmen, 1 de Julio

Raramente coincidimos todos los compañeros chinos, con mi jefe alemán y yo en la oficina. El otro día ocurrió, justo el viernes 1 de Julio, el lluvioso día en que se celebraba el 90 aniversario de la fundación del Partido Comunista Chino (PCCh). Durante el almuerzo en la oficina, los compañeros se animaron, por primera vez desde que yo estoy aquí a hablar de China, del pasado y del presente, y de la evolución de la sociedad en estos últimos años.

En la mesa estábamos: un alemán nacido en Berlín Oeste, cuatro chinos procedentes de diferentes puntos del país, y yo. Tres de los chinos me contaron (tampoco yo se lo había preguntado nunca, pero ya digo que fue como si el ambiente de celebraciones incitara a contar esas cosas) que eran miembros del PCCh. Nada raro, por otra parte, en un país cuyos gobernantes presumen de contar con 80 millones de militantes en su partido, claro que tampoco hay otro donde escoger. Mis compañeros se ríen diciendo que hace mucho tiempo que no abonan la cuota. El cuarto chino en discordia es un disidente; un hombre muy tranquilo normalmente pero al que, cuando se trata de Mao o de Den Xiaoping, la calma se le vuelve agitación y no se corta delante de todos para decir que se cisca en el Partido y en todo lo que representa y preguntar retóricamente porqué no puede acceder en Google a información sobre el Hombre Tanque o Tiananmen 1989.

La discusión no fue discusión, ni mucho menos, al menos como lo hubiera sido en España con tal diversidad de pareceres, ydonde todo el mundo se ocupa demasiado de la política. Fue más un compartir de experiencias y puntos de vista (aunque alguno seguía empeñado en mezclar sus deposiciones con el Partido, y la nauseabuna relación alcanzaba ya hasta a la madre de Hu Jintao, el actual presidente) pero hubo algo que me pareció simbólico: uno de mis compañeros, el más mayor, el que más tiempo seguido ha pasado en Europa, hijo de militar y (por lo tanto miembro casi por herencia del PCCh) y  suboficial de caballería -tanquista- en 1989, me dijo algo: para él, todo estaba mucho mejor que antes. ¿Porqué? Tan simple como que de pequeño él no pudo permitirse tener una bicicleta, y ahora se acaba de comprar un Golf (el final de la frase iba acompañado de una interminable sonrisa). Le pregunté entonces qué tendría que tener su hija (su única hija, claro) dentro de 20 años para poder hacer la misma analogía, para valorar si las cosas iban mejor o peor, pero no supo responderme.

Así están las cosas en China. Y no es que en nuestras sociedades occidentales podamos presumir hoy en día de ser menos materialistas o de medir nuestro bienestar conforme a valores y conceptos más espirituales. Al fin y al cabo, puede que muchos de nosotros o de nuestros padres hubiéramos dado una respuesta similar. Lo que asombra es la velocidad -y la escala- a la que los chinos se están empapando de capitalismo y consumismo, y cómo los supuestos ideales comunistas pueden transformarse para acoger y dar la bienvenida a lo que hasta hace bien poco eran consideradas maldades de occidente. Eso da verdaderamente vértigo.

Aunque en el metro, los cientos de cabezas en perfecta formación, alineadas y agachadas, con los pequeños ojos absortos en la pantalla del icono consumista del principio del s. XXI, el aifon cuatro (si tienes uno de los modelos anteriores, mejor déjalo en casa), aún me produce bastante risa. A ver si un día consigo hacer una foto porque es digno de retratar, como reflejo de la obsesión tecnológica de las generaciones actuales.

(Dejo constancia aquí de este artículo de Vargas Llosa, bastante relacionado)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 90 años: de la bicicleta al Golf, pasando por los tanques

  1. ¡Ah, que pena que hayamos dejado de ser la “Reserva espiritual de Occidente”!
    Desde Trento siendo referencia espiritual del catolicismo y desde 1812 del Liberalismo y ahora, ¿en que nos hemos convertido?, en algo que posiblemente no pueda arreglar vuestra generación pero en la que, a pesar de la que está cayendo, tengo la confianza de que inicie una Regeneración como la que, en circunstancias muy trágicas, iniciaron vuestros abuelos y que, en cierta medida, nos está permitiendo soportar estos chaparrones que nuestra tan cacareada y exaltada democracia nos deja cíclicamente.
    Es más, confio en que la famosa “Generación mejor preparad de la Historia”, otra “boutade” de nuestros amados politicos, pueda sacar al fin a la palestra y al escenario a esas élites que, de verdad, estan preparadas para Reconducir a este viejo país al lugar que nunca debió de abandonar en la Civilización Occidental, que ¡es la buena!, ¿o no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s