BJPG o mis primeros días currando como un chino


Llevamos ya años hablando de la invasión china en el mundo del automóvil. Otra más entre muchas, diremos, aunque ésta especialmente temida porque el desembarco exitoso de los coches chinos en Europa supondría la fusión,  hasta ahora más o menos inalcanzable, de los conceptos: tecnología-seguridad-fiabilidad-muy bajo coste. Hubo un tiempo en que lo vimos cerca, pero las restrictivas normas europeas de seguridad vial, así como de contaminación les frenaron un poco. La concienciación de la mayoría de europeos al respecto también ayudó, puesto que quien compra hoy en día un coche nuevo podrá estar dispuesto a pagar algo menos por una calidad peor (y quien haya conducido un coche chino sabe de qué calidad hablo) , pero no se va a arriesgar a comprar un coche que no le garantice las 5 (o 4 en el peor caso) estrellas de los test de choque.

Pero ellos siguen dale que te pego, y poco a poco se van acercando. Aprenden rápido, y copian más rápido aún. En el centro de pruebas de Tongzhou (BJPG, siglas de “Beijing Proving Ground”), al sureste de Pekín, miles de personas trabajan a diario, y durante 24 horas al día, porque llegue ese momento en el que los automóviles chinos obtengan su propio espacio en el ya saturado y supercompetitivo mercado mundial. En este lugar he pasado mis primeros días currando como un chino.

Cualquiera que esté relacionado con el mundo del automóvil conocerá, e incluso habrá visitado, alguno de los numerosos centros técnicos de ensayos y desarrollo del automóvil que las marcas “tradicionales” tienen repartidos por sus diferentes mercados, cada una según su propia estrategia y filosofía. Pues bien, el Gobierno Chino decidió construir uno, pero quizá porque todas las marcas de coches le pertenecían, también decidió que lo mejor era hacer un centro común, haciendo de paso unos duros mediante el alquiler de las instalaciones a potenciales usuarios privados.

Hoy, por el BJPG desfilan modelos de serie, prototipos y maquetas de todas las marcas conocidas. En cuanto llegas comienzas a ver coches cuyo nombre conoces, o eso crees.  Según te vas acercando a uno de ellos, empiezas a notar que hay algo extraño, y cuando por fin lo tienes al lado te percatas de que no es si no un “madeinchina”. Los genios de la copia han comprendido que la primera impresión cuenta mucho, así que, ¿para qué invertir en diseño si ya lo hacen las marcas occidentales y lo que hacen cala muy bien en China? (se pirran por Volkswagen y Mercedes!). Otras veces ves pasar un modelo que no te suena y que no te dice nada estéticamente, y sin embargo quedas sorprendido por el nombre: Volkswagen Lavida.

Ensayos de acústica, tests de fiabilidad, rodajes de durabilidad, aquí se hace de todo en las pistas y en los diferentes edificios que lo componen, eso sí, previa formalización del contrato con la Institución que lo gestiona, que te da derecho también a disfrutar de la cantina, aunque si llegas un poco tarde, te quedas con el bol vacío, los palillos en la mano y el estómago rugiendo, tal es el número de chinos que acuden puntuales como el reloj en cuanto llega la hora del rancho.

Gracias al BJPG y a su cantina 100% china, he hecho (bueno, me he visto obligado a hacer) mis primeras prácticas intensivas de chopsticks, porque, aunque el primer día uno de mis compis tuvo la deferencia de conseguirme (todavía no sé cómo) un tenedor,  al segundo día decidí que “donde fueres haz lo que vieres” y ni lo llevé, tales eran mis ansias de integrarme. Bueno, vale, tengo que reconocer que en realidad me lo olvidé en el hotel, pero lo que cuenta es el hecho.

Me hubiera gustado poner alguna foto del centro, pero es confidencial (de hecho en Internet, ni lo encuentras) y no quiero que mi próximo relato sea sobre cómo es un calabozo chino. Al menos tan pronto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a BJPG o mis primeros días currando como un chino

  1. JuanPa dijo:

    Seguro que ya has visto muchos de una marca (cuyo nombre no recuerdo ahora), que lo mismo replican un Mini (bastante desafortunadamente, pero bueno), que un Hyunday… Aquí en Brasil está creciendo a marchas forzadas la venta de coches de esos. Total, lo que dices de los estándares de seguridad. aquí creo que sólo llevan airbag los coches de gama alta. Y aún así, lo que váis a disfrutar de ver cienes y cienes de ‘Fuscas’ (Escarabajos) y ‘Kombis’ (furgos jipis de toda la vida). Éstas, por cierto, aún en producción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s