Cosas “no naşpa”… de Rumanía y Bucarest..


Ayer me junté con mis amigos españoles Pepe y Bernardo para « cenar » algo antes de que éste último se vaya de vacaciones, y para que Pepe nos contara su última experiencia en Rumanía, donde sólo lleva un mes, pero en el que le han ocurrido ya cosas como para empezar un libro sobre su aventura rumana

 

La última, una de policías y ladrones, es tan inverosímil que, siendo realidad como es, no hay duda de que supera la más disparatada de las ficciones. El caso es que, a raíz de esta experiencia, comenzaron a colarse en la conversación bastantes aventurillas de las que nos han ocurrido a los tres desde que estamos aquí, y tras media hora hablando de estos desencuentros, se me ocurrió decirle a una amiga rumana presente, la cuarta en la conversación, que aportase otro punto de vista y hablara de cosas buenas de Rumanía y Bucarest. Se quedó pensando y antes de que pudiera decir nada, los mismos tres a los que se nos había secado la lengua contando cosas bizarras, dimos un giro de 180º y en unos minutos la lista de “cosas buenas” ya era bastante larga. Por eso, y por la afirmación, casualmente ayer también, de una amiga, de que sólo veo las cosas malas y soy pesimista (si lo fuera hace tiempo que me hubiera ido…) he decidido hacer esta lista de las cosas “no naşpa” de Bucarest y Rumanía. Es el fruto de 6 meses de vida aquí, parte de invierno incluida, mucho más buenos que malos. Ahí va:

La Dolce Vita: El mejor restaurante de Bucarest, con el mejor “filetto” que te puedes comer en la ciudad, y puede que en el país. La relación calidad/precio y la afabilidad y cordialidad de dueño y empleados, lo han convertido en nuestro segundo hogar.

 

El Parque Herastrau: una muestra de cómo se pueden aprovechar los recursos de la ciudad y su climatología para crear un lugar perfecto de recreo y esparcimiento para personas de cualquier edad, sexo y condición.

 

Los Jardines Cismigiu: Como el anterior pero mucho más pequeño e integrado en pleno centro, bonito jardín botánico donde pasear en verano protegidos del calor por la frondosidad de su vegetación.

 

La Motoare/Laptaria Enache: o, sea, la terraza del Teatro Nacional, y demás locales del edificio. Una cerveza y buena compañía (que la puedes encontrar allí mismo) son suficientes para pasar una buena tarde, noche… Los mici son opcionales.

 

El idioma rumano: su proximidad con el español, como lengua romance que es, hace que tras unos meses (sin haber ido a clases) puedas chapurrear algo, pero sobre todo entender mucho de lo que te dicen. Teniendo en cuenta lo malos que somos los españoles con los idiomas (subcampeones tras los franceses, porque de los ingleses ni hablamos) y el abandono que se sufre aquí por parte de las profesoras particulares de rumano después de las primeras lecciones, se agradecen estos orígenes comunes.

Salir de Bucarest los fines de semana: te recarga las pilas (a pesar de que el lunes estás más cansado que cuando te fuiste) y compruebas que el resto del país poco tiene que ver con la capital.

La cercanía de Bulgaria: precios más baratos, mejores playas, mejores carreteras, ciudades más limpias y trato muy amable por doquier. No entro en temas de corrupción y demás, pero en todo caso, tardar menos en llegar a Varna (Bulgaria) que a Mamaia (Rumanía) es otra de estas cosas buenas, y la comparación es obligada entre dos países vecinos.

Cenar barato a cualquier hora: excepto unas pocas excepciones que no merecen la pena, más que la primera vez por conocerlas (Esperanto, Sangría, Mazagran, Mandrágora…), por lo general salir a cenar en el centro de Bucarest supone una media de 15-20 euros con vino, cafés y postres incluídos. Los horarios de comida son tan flexibles que se adaptan incluso a la “dieta española”.

La salata de varza: qué cosa más simple pero qué rica y sana!!.

El transporte público: al menos el metro, que no hay mucho, pero es rápido, limpio, moderno y barato. Los autobuses son también muy modernos (y gratis…) pero están obstaculizados por el tráfico, al igual que el tranvía.

El aparcamiento: Vivir en el centro de una gran capital y poder aparcar delante de la puerta de casa no es una cosa muy corriente en estos días. El porqué y el cómo es posible esto, es algo que va en la lista de las cosas “naşpa”…

Los Cárpatos: el paisaje cuando se llega a Sinaia, pero sobre todo la imagen de las afiladas y escarpadas cumbres que dominan el horizonte en la travesía de Busteni volviendo de Brasov, no dejan de sorprender y maravillar al viajero por muchas veces que haya pasado por allí. En invierno ya es la leche.

El norte de Transilvania, Bucovina…: no lo conozco todavía, pero asumo la opinión de todo el que ha estado.

La gente: En mi caso, sobre todo puedo hablar de los rumanos que he conocido en el curro. Será porque mi jefe tiene buen ojo al fichar, será suerte…el caso es que toda la gente que me rodea cada día en la oficina son de buena calidad, tanto profesional como personal. Siempre habrá excepciones, claro, pero la generalidad es ésa.

La Euro 2008: no sólo porque España ganara, si no porque el mes de Junio se pasó de miedo, con un gran ambiente en las plazas de las pantallas gigantes, donde la variedad y la accesibilidad de comida y bebida facilitaron que aquello fuera una gran fiesta, no digamos ya el día de la final. Inolvidable, más que nada porque todo quedó grabado y retransmitido por televisión!!.

 

La lista podría continuar, pero entonces, para contrarrestar, tendría que hacer la otra lista, la de las cosas no tan bonitas…, y de éstas ya hablamos todos los días, no?

 

Vacanţă plăcută !

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Cosas “no naşpa”… de Rumanía y Bucarest..

  1. JuanPa dijo:

    Bueno, menos mal que has hecho justicia a Rumanía con tu relación. Lo cierto es que, si hay que defenderla (aunque sólo fuese por la experiencia de cinco días), cuenta con mi apoyo en la maor parte de los puntos, o al menos los que conozco… ¡¡Grandes Cárpatos!!

  2. fatima dijo:

    ME ENCANTA LO QUE CUENTAS Y COMO LO CUENTAS. DEBERIAS REMITIRLE CRONICAS A TU HERMANO PARA UTILIZARLAS EL DIA QUE LE FALTE INSPIRACION, DEBIDO AL CALOR Y OTRAS RAZONES MORAS. QUE TENGAS UNAS FELICES VACACIONES, AL MENOS UN RESTO, QUE ESPERO COMPARTAMOS. 

  3. Georgiana dijo:

    Que mas podria decir? 😀 porfin la vida en rosa 🙂

  4. Miguel dijo:

    Autobus gratis?? XDDD Tu no sabes de los billetes que se meten en las grapadoras del bus? A mi me cogieron haciendo el trayecto gratis en un tranvia (que usa el mismo sistema de tarjetas y billetes) y tuve que dar 50 lei por la cara para que no me metiesen la multa completa (bendita corrupcion…)
     
    Pos eso: que hay muchas cosas buenas, es verdad, pero a mi que me den mi Asturias y mi sidrina!! XDD

  5. Fernando dijo:

    si, si, las grapadores, el billete…el mismo sistema que en Roma, Florencia, Budapest, Praga, Berlin…o sea…GRATIS!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s