Rumania, dia D+40 (o sea, 15 de Marzo)


Ya he cumplido mis primeros cuarenta días Bucarest. Cuarenta días de travesia, no por el desierto, si no por la estepa de la vida rumana, cuyo paisaje diario no es otro que el continuo alternar de contrastes de un país a mitad de camino entre el s. XIX y el XXI, o sea, un poco deslocalizado temporalmente: Masserati Quatroporte y Audi R8 contra carretas de un caballo y carretas de dos caballos.
Después de esta particular Cuaresma, ya tengo hasta mi CNP, una especie de NIF que te exigen en este país cuando vas a trabajar con un contrato rumano, para asegurarse que pagas tus impuestos, que cotizas. Conseguirlo no ha sido fácil, y creo que es una buena muestra de lo que es esto, de lo que es la vida en Rumania.
 
La empresa para la que trabajo tiene su sede en Brasov, motivo por el cual, para obtener el susodicho papel era impepinable desplazarse desde Bucarest hasta alli, 160 Km al norte, después de que el funcionario en cuestión le dijera a mi jefe que no bastaba con que él le llevara el original de mi pasaporte (y yo por ahí dos semanas sin él) y una foto reciente del tamaño adecuado. No, querían verme en persona y no contentos con eso me hicieron otra foto "in situ". Digo yo que si será por estar en Transilvania, que creen que haciéndote una foto retienen tu alma y así es imposible escaparte, o para asegurarse de que no eres un vampiro si sale tu imagen (era una cámara reflex, así que tenía espejo), quién sabe. Dos semanas después estarán los papeles, me dijeron.
 
El abogado de la empresa intentó por todos los medios que se los dieran a él, pero no hubo manera. Tenía que subir por segunda vez a Brasov a cogerlo. Decidí hacerlo el viernes, ayer, y después de que me dijeran que el horario era de 14:00 a 16:00 (esto son funcionarios, como se enteren los de España, montan una huelga por tener un horario abusivo), decidí salir de Bucarest a las 11:30. Tenía 4 horas y media para hacer 160 km. Llegué cuando estaban cerrando.
 
El RTR está al NNE de Bucarest, relativamente cerca del aeropuerto de Baneasa, único obstáculo para coger la carretera que va a Brasov, la E60, se supone que está dentro de las rutas europeas. JA!. Aún así, no conseguí pasar por delante de Otopeni y enfilar la ruta hasta las 13:00. Según el GPS, llegaría a mi destino a las 15:00h, no estaba mal.
 
Hace años, el régimen comunista, o el de Ceaucescu, no lo sé exactamente y tampoco me importa, decidió construir, inspirado, supongo, por las ciudades occidentales y sus sistemas de transporte, cinturones o circunvalaciones en las ciudaddes grandes, lo que aquí llaman Centura Bucuresti, Centura Ploiesti… Al estilo de muchas de las cosas hechas por estos regímenes, en realidad no sirven para nada, simples carreteras circulares sin apenas comunicación con las grandes vías de la ciudad (y cuando la hay es un cruce mondo y lirondo de los de jugarse la vida), están completamente destruidas, con una salvajada de tráfico, y sólo te buscas problemas si las coges. La de Ploiesti fue la que me los produjo ayer a mí. Cuando pasé por aquí hace tres semanas también camino de Brasov había unas pequeñas obras de asfaltado, de parcheado más bien: cuatro rumanos currando, pico y pala en mano, y una máquina que no se movía. Supuse que después de tanto tiempo habrían acabado. Iluso de mí. El "Romanian Style" dice mi jefe (que es rumano), consiste en eso, en que tu comienzas una obra y sólo Dios y los Antiguos Patriarcas Ortodoxos saben cuándo acabará: las gigantescas bobinas de cable delante de mi casa siguen ahí, ya se han jugado cientos de partidas de damas chicas encima de ellas acompañadas de cervezas y vodka, y las zanjas de los bulevares abiertas para meter el tubo naranja que descansa al lado hace tiempo que ya no tienen nieve y el color comienza a desaparecer del plástico.
 
Tres cuartos de hora para dejar atrás Ploiesti hicieron que mi temor de la Politia Rutiera desapareciera, aún viéndoles detrás de cada curva, como es habitual, aunque pensé que después de lo que habia aprendido en estos días, probablemente doscientos lei arreglarían el problema si llegaba. Afortunadamente no lo hubo y los amenazadores Cárpatos (siguen impresionándome cuando los cruzo) me vieron pasar como alma que lleva el diablo entre los restos de las últimas nevadas y los mercadillos a los lados de la carretera.
 
La funcionaria en Brasov me recibió con una gran sonrisa (mi cara debía ser de chiste, no lo niego) y con los papeles abiertos donde tenía que firmar, cosa en la que tardé seis segundos. Cuatro horas y media al volante para seis segundos y un papel…en el que ni siquiera aparece ninguna de las fotos mías que tienen!! Esto es Rumanía. Menos mal que luego mi jefe me invitó a comer, y tuvimos un ratillo de interesante conversación sobre temas diversos. El más interesante, su pesimismo sobre el futuro del país, su preocupante falta de confianza en lo que los políticos y jerifaltes del país harán con las oportunidades y el dinero que llegan de Europa. Pues estamos apañados.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Rumania, dia D+40 (o sea, 15 de Marzo)

  1. fatima dijo:

    Como tu madre no está nada inspirada, seré yo, JuanPa, el que agregue unas palabras en su nombre. De verdad macho, deja de poner estas cosas por aquí, porque cada día que pasa y cada cosa que cuentas sobre Rumanía, hacen pensar más a tu madre. Y ya sabes cómo piensan las madres cuando tienen al polluelo en peligro… Es coña, dice que no está muertita de miedo, pero un poco angustiada, para qué negarlo… No, dice que angustiada tampoco. Bueno, llamémoslo equis. Que dice que igual o peor lo pasamos -yo no llegué, aunque el colegio fue terrible- en España hace unos cuantos años.
    Lo dicho, macho, que según lo leo, puedo verlo. Incluso a los Rutieri detrás de cada curva.
    P.D. Dice que leyendo ésto, incluso lo del piso le parece lo menos grave.

  2. Fernando dijo:

    pero si a mi cuando lo acabo de escribir y lo leo me parece hasta gracioso!!!
    Que vida mas triste si viviera, por ejemplo, en Nueva York, y solo pudiera contar cosas que ya vemos en las peliculas, no?
    Es mucho mas divertido estar en este pais!!
    jejeje, y eso, con la historia que les he mandado en el e-mail de esta mañana, ya es la caña…
    la rivedere!!!

  3. JuanPa dijo:

    Es que no lo han visto y no saben la coña que tiene ese país. Por cierto, que ya me contarás si al final robaron los rollos de cable o realmente es que han trabajado un poco, poquito, aunque sea de noche

  4. Miguel dijo:

    Yo tengo suerte de que mi madre no lee mi blog ni entra en internet, pero si yo os contara… Con solo decir que cada vez que me paso por España u otro pais y veo el suelo de las calles me dan ganas de besarlo de lo limpio que parece, por dios, que aqui estamos en carreras de obstaculos entre escupitajos/kleenex/cacasdeperro varias.
     
    Es divertido los primeros meses, desesperante los siguientes, y despues es ya como una inyeccion de anestesico que parece que no ves lo que significa la mierda de burocracia elevada al cuadrado, el sistema medico corrupto y una policia a la que justificadamente no se le respeta en absoluto porque no se merece ni que les miren a la cara.
     
    Asta este Romania, bine ati venit, dar mai bine ar fie daca erai plecati deja!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s