Buena suerte?…mala suerte?


Una historia china habla de un anciano labrador que tenia un viejo caballo para cultivar sus campos.

Un día, el caballo escapo a las montañas. Cuando los vecinos del anciano se acercaban para condolerse con el y lamentar su desgracia, el anciano les repitió: Mala suerte?, Buena suerte?, Quien sabe?.

Una semana después, el caballo volvió con un manada de caballos salvajes. Entonces los vecinos felicitaron al labrador por su buena suerte. Este les respondió: Mala suerte?, Buena suerte?, Quien sabe?

Cuando el hijo del labrador intento domar uno de aquellos caballos salvajes, cayo y se rompió una pierna. Todo el mundo considero esto como una desgracia. No así el labrador se limito a decir: Mala suerte?, Buena Suerte?, Quien sabe?

Unas semanas mas tarde, el ejercito entró en el poblado y fueron reclutados todos los jóvenes que se encontraban en buenas condiciones. Cuando vieron al hijo del labrador con la pierna rota, lo dejaron tranquilo. Había sido Buena suerte?, Mala suerte?, Quien sabe?

Todo lo que a primera vista parece un contratiempo puede ser un disfraz del bien. Y lo que parece bueno a primera vista puede ser dañino.

——————————————–

(Dedicado a la gente del BEA. César, como verás, me gustó la historia)

A principios del pasado mes de setiembre, después de dos años en el curro, me comunicaban, a mí y a otros 15 “temporales”, que la decisión de la empresa era no renovarnos (lo cual hubiera significado inexorablemente paso a “indefinido”) y que en su lugar pretendían subcontratarnos. ¿Buena suerte? ¿Mala suerte?

Yo, como los demás, comenzamos a sondear el mercado laboral, el cual, gracias en parte a los dos años en al empresa, que añadían mucho peso al CV, se presentaba bastante favorable y no tardó en responder satisfactoriamente. Los primeros “afectados” abandonaron el barco en menos de un mes, sin siquiera escuchar las alternativas de la empresa. ¿Bien hecho? ¿Mal hecho?

La empresa le vio las orejas al lobo y apretó el paso y las condiciones. A los dos meses de la primera noticia, el contrato que nos ofrecían las empresas subcontratadoras a los que quedábamos era muy jugoso, muy interesante y una buena oportunidad. Al mismo tiempo todos buscábamos alternativas, y en mi caso tenía varias ofertas, de entre las cuales, al estilo del “Un, Dos, Tres”, me había quedado con dos (además de la propia de la empresa), descartando el resto. Había que elegir. Grosso modo, dichas ofertas eran una en Pamplona, la consabida en Valladolid, y la tercera en Bucarest. Después de arduas negociaciones y consideraciones (señal de que las tres eran, a priori, comparablemente atractivas) opté por….. DOS AÑOS EN RUMANIA!!!!! ¿Decisión correcta? ¿Decisión equivocada?

Hoy, menos de un mes después de elegir el camino, que no de emprenderlo todavia, y tras escuchar tantos “¡ánimo!” como “no sé si sabes lo que haces, para mí que te has liado” al comentar mi decisión, ha saltado la noticia: la empresa ha decidido prescindir, a partir de 2009, de los servicios de la ingenieria en la que he estado trabajando durante estos dos ultimos años, y “reafectar a los colaboradores” (lenguaje propio de RRHH, sin duda del gusto de J. Vega, ese gran hombre…). Los destinos para mis compañeros son inciertos: con muchísima suerte, Palencia o Valladolid. Con suerte, Sevilla. Lo más normal será irse a Francia, y para muchos su próximo entorno laboral se situará en Turquía, Marruecos, Brasil…o Rumania!!!. ¿Buena suerte? ¿Mala suerte?

No sé si habré acertado, probablemente, no, seguramente, nunca lo sabré a ciencia cierta. Lo que sí tengo claro ahora es que fue una suerte (buena) que no me renovaran y que no optara por quedarme como subcontratado. De esa manera nunca hubiera emprendido el camino que ahora tengo la oportunidad de recorrer. No me cabe duda de que la vida para mi sería mucho más facil en Palencia, o en Valladolid, como hasta ahora; comodidad, la familia alrededor para ayudarte y apoyarte, comida hecha al llegar a casa todos los días, cañas a partir de las ocho, fines de semana españoles, copas en el Casco, Michael en la Urbana… Precisamente por eso, porque dentro de un año, de dos, de más tiempo así, me hubiera sido más difícil, por no decir imposible, decidirme a hacer algo que, estoy seguro, me aportará muchas cosas, tanto en lo personal como en lo profesional, por eso me alegro. Así lo siento, cada día que pasa y se acerca más mi partida. La persona que seré dentro de dos años podrá decir, o al menos ayudar a decidir, si la decisión fue la correcta o no. Si la suerte fue buena o mala. Entre tanto, me dispongo a pasar unas navidades palentinas. Con la familia, con los amigos, rematando esta vida cómoda de los ultimos dos años y pico.

Os espero a todos en vuestra casa Bucuresti!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Buena suerte?…mala suerte?

  1. Beatriz dijo:

    Jo, Fer, qué bonito…. jeje. A mi, ya sabes, me parece una decisión acertada; si no haces ahora estas cosas, cuándo las harás?? Nos vemos en Reyes y así nos despedimos ok? muchos besotes a todos!!

  2. Francisco Javier dijo:

    Si éso de "¿Buena suerte? ¿Mala suerte?"  (o algo parecido) ya lo vengo yo diciendo durante los últimos tiempos, cuando, por ejemplo, me cambiaron FORZOSAMENTE de Fragata (otra vez, después de DOS AÑOS Y 4 MESES EXACTOS- ¡Qué curiosa coincidencia ¿no?! – , a empezar en otro ambiente, con otros jefes, otros compañeros y otra forma de trabajar). La única diferencia radica en que las dos tienen la Base en el mismo sitio y, al menos geográficamente, no supuso un gran cambio. Pero la verdad es que a base de cambios es como se adquiere una gran experiencia, no haciendo siempre lo mismo, de la misma manera. Siempre se tienen un montón de cosas aprendidas y qué contar cuando, al cabo de algunos de esos cambios te das cuenta de para lo que te han servido. Otro cambio grande lo he advertido entre antes de ir embarcado en ese Gran Viaje alrededor de Suramérica en ese barco, que no tiene más que ver con los demás de la Armada que es militar y que es éso, un barco… pero de propulsión a vela, sin apenas armamento ni antenas ni radares, blanco en lugar de gris, de hierro y madera en lugar de acero y aluminio, con ¡80 años! en lugar de la media de 20-30-50 de los más viejos del resto,… en fin, son multitud de diferencias que, como se ve, lo hacen MUY diferente de sus "compañeros"… Y también ésta Gran diferencia influye en la forma de trabajar y comportarse de todos los que en él embarcan durante las grandes travesías. De hecho, yo he tomado algunas decisiones de cambio en mi forma de ser, acitud ante la vida y trabajar al ver que merecía la pena cambiarme algunas cosas (y no sólo el físico) para mejor. Y ésto lo he advertido durante mi experiencia de viaje, por lo que puedo decir que me ha venido bien realizar susodicho viaje (y no sólo para el bolsillo y mis ganas de hacer turismo y ver cosas nuevas de este Gran Mundo). Además de haber conocido, como no podía ser de otra forma, a bastante gente nueva, lo que NUNCA se puede decir que sea malo, porque <<HAY QUE TENER AMIGOS HASTA EN EL INFIERNO>>, pues en algunas ocasiones ésa es la impresión que he tenido en los diferentes lugares y mares del mundo visitados y navegados, en los también diferentes barcos que he tenido la suerte de experimentar otros ambientes, compañeros, jefes,… De ahí el que, creo que en el fondo voy agradecer no haber repetido jamás un barco como destino hasta ahora, y haber probado tantas situaciones, gente y lugares distintos.. ¡aunque hayan sido todos teniendo como Base la provincia de Cádiz! Ya  siento que conozco casi a más gente y lugares en la provicia de Cádiz que en la tierra madre. Si no, os invito a que me acompañéis unos días por ella y veréis.
     
    Bueno, y no voy a enrollarme más pro hoy, que ésto tenía ue haber sido sólo un Comentario… ¡y parece ya mis memorias!
    Pos lo dicho, un saludo y ánimo. Es otro cambio más… sólamente, de los muchos que, probablemente, queden en esta vida.
     
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s