Dubliners (v1.1)


One pint of Guinnes!! Ah, no!!que no estoy en un pub si no delante de mi ordenador escribiendo… no puedo evitar que esa sencilla frase salga de mi boca cuando me pongo a recordar este fin de semana en Dublín y alrededores. Y es que se hizo tan familiar pedir una pinta de la negra irlandesa que al final, echando cuentas, en mi cuerpo entro mas cerveza que agua, ya se sabe que "donde fueres, haz lo que vieres" y si los irlandeses son felices todo el sabado viendo futbol y bebiendo pintas, porque no lo puede ser un español? Pero Julito y yo teniamos mas cosas que hacer en Dublin, ya que solo ibamos un fin de semana, aunque de tres dias, asi que no teniamos ni un minuto que perder viendo partidos, que si bebiendo cerveza.
 
Empezamos bien, con un buen entrenamiento en Madrid, donde el tráfico y los "atajos" en contra de la opinion del GPS nos obligaron, despues de dejar el coche en la Casa Agustiniana, a correr por el metro arrastrando las pequeñas maletas que llevabamos, arrastre que siguio por el monstruoso aeropuerto de Barajas, donde todo acabo con el final feliz de embarcarse en un avion-cayuco de Ryanair.
 
Una vez en Dublin, no se hizo esperar la aparicion del "palomeo";al preguntarle en el autobus a un subsahariano por la proximidad de nuestra parada, una simpatica y guapa joven que llevabamos sentada detras de nosotros dejo su conversacion para indicarnos que ella se bajaba en la misma y que fueramos con ella. Asi lo hicimos, y en el trayecto del autobus al lugar donde nos separamos, se mostro de lo mas agradable e incluso nos animo a ir a un festival de musica que habia esos dias, que ella iba a estar ahi  que tal,  y que cual… Nosotros, a causa del jet-lag, supongo, no reaccionamos y la dejamos marchar sin interesarnos en exceso ni por ella ni por el festival… El dia acabo juntandonos con los que serian nuestros compañeros de fin de semana: dos becarias del ICEX en Dublín (nuestras generosas y excelentes anfitrionas), otra becaria mas en Dublin, un colega suyo de visita, un becario del ICEX en Angola (un sevillano superviviente http://luandamonamour.blogspot.com/ con mas moral que el Alcoyano) y un barcelones ingeniero de caminos que curra en la empresa española (COMSA) que ha montado el tranvia en Dublin. Con ellos nos tomamos nuestras primeras pintas en un bar bastante chulo cerca de casa, rodeados de irlandesas con tanta cerveza en el estomago como poca ropa encima, que no paraban de bailar como autenticas posesas. Fue una divertida noche, pense yo, de observacion, de acercamiento y de aclimatacion al ambiente dublines.
 
Dublín te sorprende (sobre todo cuando sales de casa por la mañana y te encuentras con la "subvencion" del Ayuntamiento a los turistas); tanto si antes de ir te has empapado de James Joyce como si eres "el hijo de Bono", estar en la tipica ciudad inglesa, con sus casas victorianas y georgianas, sus parques con su verdisimo cesped perfectamente cortado y su cielo siempre gris, contrasta con el animado caracter irlandes, el bullicio de las calles a cualquier hora, el ambiente de los pubs y la marcha hasta la madrugada. Lo pudimos comprobar en nuestro pateo del sabado, en el cual exploramos los rincones mas conocidos de la ciudad del Liffey bajo un cielo plomizo pero sin lluvia, asi como de las comidas y bebidas en los pubs. Pinta tras pinta, el dia fue pasando y dio paso a la noche, con las calles igualmente llenas de gente y los partidos de futbol (ingles, español, aleman…) iban sucediendose en las pantallas delante de las cuales los enfervorizados irlandeses cada vez gritaban mas y mas, sin dejar que el espumoso liquido dejase de acompañarles en ningun momento. Nuestro plan nocturno, un poco condicionado por la busqueda de las irlandesas amigas de Julito, se trunco un poco cuando estas se fueron a casa alegando que llevaban "de farra" desde las 7 de la tarde. Me lo creo, pero no lo entiendo como excusa para irse, al menos en un irlandes. Asi que nosotros, a lo nuestro.
 
El domingo amanecio un dia esplendido, de calor, incluso, y los turistas dublineses nos dispusimos a visitar algo de la verde Irlanda, en concreto el monasterio de Gleann Dá Locha, ruinas del S.VI en un idilico paraje verde, siempre verde, donde el tiempo parece detenerse. Pero como tenemos relojes, hubo que largarse de alli, ya que nos esperaba una animada cena en casa y unas pintas en Temple Bar. A pesar de ser domingo, los pubs llenos (algunos de españoles, se les reconoce por la forma de bailar entre otras cosas), un ambiente increible para ser domingo e incluso actuaciones en directo.
 
El lunes 23, día del Libro, lo celebramos apretandonos un señor "Brunch" en un famoso y esplendido cafe de Grafton St., ya que nuestras anfitrionas trabajaban, y haciendo algunas compras antes de coger el avion de vuelta. La ciudad, por su parte, decidio despedirnos con algo que no se habia atrevido a mostrarnos hasta ese momento: la lluvia.
 
Dos horas de vuelo en cayuco Ryan, tres cuartos de hora para salir de Barajas (sin haber facturado!) y unas cuantas en la carretera, y estabamos en casa…otra vez.
 
En definitiva, magnifico finde, magnifica ciudad, y maravillosa acogida y estancia la que nos proporcionaron Ana y Cris, de Dublín.
 
 (como se puede suponer, la fecha de las fotos se me olvido quitarla y encima esta mal!!!)
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Dubliners (v1.1)

  1. alberto dijo:

    la que tienes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s